Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Oro líquido en el Penedès

 

       La cosecha de la aceituna

Octubre y noviembre es el periodo de recolección de las aceitunas, dependiendo de la variedad, algunas las recogeremos en octubre y otras en noviembre. Las olivas se recogen cuando estas cambian de color, es decir, ya están maduras. Este proceso es muy importante ya que precede la calidad del aceite. El cuidado en la cosecha y el rápido transporte a la almazara ayudarán a obtener un aceite de oliva virgen de calidad.La aceituna se debe molturar el mismo día de su cosecha, dado que al ser un fruto con agua vegetal que fermenta y aceite que se oxida, el tiempo de almacenamiento deteriora la calidad del producto final.

La cosecha admite un trabajo de poca mecanización. Cada vez se utiliza más el peine mecánico, una máquina que se asemeja a las varas, como unos dedos mecánicos que mueven las ramas y hacen caer los frutos.Es necesario que las aceitunas estén sanas, que se mantengan en recipientes aireados y que entren en el molino para su roturación y molienda dentro de las 24 horas después de su cosecha. La aceituna se debe moler pronto porque el tiempo de almacenamiento deteriora la calidad del producto final, aumenta la acidez y la presencia de peróxidos.Sin lugar a dudas, el aceite de oliva es el fundamento básico de nuestra dieta mediterránea. Es un producto con muchos beneficios para la salud: ayuda a disminuir el colesterol y prevenir la aparición de las enfermedades cardiovasculares; es un buen antioxidante y contiene vitamina A (para evitar infecciones) y vitamina E (para las defensas). El aceite, el gran tesoro de nuestro país.

       El legado del aceite

El aceite de oliva es un elemento fundamental de la cultura de los países mediterráneos. El origen del cultivo del olivo se remonta a hace más de 6.000 años. De hecho, muchos pueblos del Mediterráneo basaban su economía en el comercio del aceite de oliva. Se sabe que el aceite de oliva no era tan sólo un elemento clave en la alimentación de estos pueblos sino que, además, tenía muchas otras aplicaciones prácticas -terapéuticas y cosméticas- y de tipo simbólico, como las ofrendas a los dioses o la unción de los bebés. El aceite de oliva era también de primera necesidad en las lámparas de iluminación doméstica y un elemento básico en la mayoría de recetas descritas en el primer libro de cocina que se conoce, elaborado por los romanos.

       Un superalimento

Desde entonces ha continuado siendo uno de los productos diferenciales de la cocina catalana y de todos los países del Mediterráneo, de modo que en el último siglo sus virtudes organolépticas y beneficiosas para la salud han extendido el uso al resto de países desarrollados.Su privilegiada composición, rica en ácido oleico, así como en vitamina E y en diferentes compuestos antioxidantes, hace que presente un efecto beneficioso para la salud, efecto avalado por numerosos estudios científicos que demuestran que el consumo diario y habitual de aceite de oliva virgen contribuye a la prevención y a la reducción del riesgo de enfermedades cardiovasculares, entre otros.

Cataluña tiene unos aceites de oliva excelentes, diferentes en color, sabor y aroma según la zona. La variedad de la aceituna, el entorno natural, la orografía del terreno, el clima, las prácticas de cultivo y de extracción son los factores que determinan la personalidad propia de cada uno de los aceites de oliva catalanes. En Cataluña se reconocen cinco Denominaciones de Origen Protegidas de aceites de oliva virgen extra: Les Garrigues, Siurana, Aceite de la Terra Alta, Aceite del Baix Ebre-Montsià y Aceite del Empordà. 

Para vivir una experiencia relacionada con el mundo de la aceituna en Cava Emotions te proponemos distintas actividades: hacer una cata de diferentes aceites de la tierra; ir a visitar una bodega de vinos donde también se produce aceite de oliva; descubrir la enorme utilidad del aceite de oliva en actividades gastronómicas; o ir a visitar un antiguo molino de aceite.